Test de integración sensorial ¡averigua!

Terapia Visual y Comportamental frente al Aprendizaje

ojo_vagoNumerosos estudios publicados, han determinado la relación entre la insuficiencia acomodaría (I.A.) y alteraciones de convergencia (A.C.), con el TDA en los niños.

Según estas conclusiones (obtenidas gracias al estudio y tratamiento de casos clínicos) los niños con I.C. tienen 3 veces más probabilidades de ser hiperactivos o presentar algún “desorden de la atención” (TDA/H), y ser tratados por desgracia, con medicación como Rubifen, Concerta, Estratera… inhibidora de los neurotransmisores, y que mejoran solo los signos, pero no su desarrollo e integración cognitiva.

Los niños que padecen I.A /A.C. tienen problemas para enfocar bien de cerca y muchas veces se tapan un ojo para evitar la diplopía en visión binocular. Les cuesta trabajo leer y comprender lo que leen, omiten palabras y tienen que releer varias veces el mismo texto. Pueden tener dolor de cabeza, visión borrosa, visión doble y fatiga ocular.

Todos estos síntomas pueden ser confirmados o descartados con nuestro Screening SE-Nat, y en caso de ser necesario, mejorarse  con una intervención conjunta que concluye con un tratamiento clásico de terapia visual (con ejercicios para mejorar la convergencia voluntaria, la acomodación) y se pueden reforzar con otras terapias (Auditivas, Reflejos Primitivos, etc.), que mejoren el procesamiento de la correcta información visual, auditiva y motora. Al mejorar la calidad y procesamiento de estos estímulos, también mejorará el problema de déficit de atención (TDA/H), y en muchos casos se podrá plantear, reducir, incluso eliminar la medicación, si la está recibiendo.

Se ha podido observar tambien, una mejora considerable en actitud, capacidad de concentración y resultados escolares en niños con síndrome de Asperger, después de pocos meses de practicar terapia ocular y comportamental. Actualmente valoramos objetivamente los diferentes tipos de atención y su impulsividad con nuestro programa Aula Virtual Nesplora, confirmando o descartando casos de TDA-H.

La pregunta que nos hacemos actualmente muchos optometristas, profesores y terapeutas (desde un punto de vista mas comportamental), es si los problemas que tienen cada día más niños con el aprendizaje, se deben solo a causas funcionales como la insuficiencia de acomodación, problemas auditivos, neurofuncionales, etc., o más bien son circunstancias genéticas personales, con el resultado de un conjunto de peculiaridades cognitivas individuales, que generan “respuestas inaceptables”, para un sistema educativo, además, poco flexible.

En conclusión es imprescindible, vigilar la salud visual y auditiva de los niños por parte de optometristas y otros profesionales especializados de forma regular, pero sobre todo cuando tienen algún problema de comportamiento o adaptación en el colegio, posteriormente (si es necesario), un estudio interdisciplinar nos dará una visión mas completa de la magnitud y tipología del caso.

En los niños pequeños es más fácil mejorar estos problemas, y aunque cualquier edad es buena, debemos partir de la filosofía de educar, antes que la de reeducar, veremos entonces como alcanzamos grandes beneficios en su sistemas visual y cognitivo, mejorando su desarrollo personal… Intentémoslo, merece la pena.



Pide cita, no le des más vueltas